Entradas populares

jueves, 6 de julio de 2017

Trampas fotográficas de Mafa Alborés y Pau F. Luís. El Animal Invisible como proyecto fotográfico y artístico. (proyecto Animal Invisible VI)



Para enlazar con la escultura de Aubry y Vassil habíamos pensado introducir nuestro más reciente capítulo de nuestro propio proyecto "Animal Invisible" inspirado en la fotografía naturalista, pero no pudimos resistir la tentación de rescatar la peculiar escultura escenográfica de Jordan Maclachlan, con su disposición en peculiares dioramas domésticos. El motivo para asociar nuestras imágenes a las esculturas de Aubry, y muy especialmente a las de Vassil, era demostrar hasta qué punto la fotografía documental de la vida salvaje y sus herederos audiovisuales habían modificado nuestra manera de ver a los animales, y cómo había supuesto la implementación de nuevos tópicos iconográficos de temática zoológica. La observación minuciosa del movimiento en las escenas escultóricas de Vassil es impensable antes del aluvión de registros cinematográficos, fotográficos y videográficos que han convertido el Serengeti o el Ngorongoro en espacios cercanos y supuestamente bien conocidos gracias a su generosidad en escenas de acción cinegética y supervivencia.

George Shiras
Además de los múltiples paisajes con abundante fauna salvaje que han alimentado nuestro imaginario zoológico colectivo, que prefiere seleccionar hermosos y mortíferos depredadores, nos queda el último recurso de vigilar y espiar hasta la saciedad los rincones más remotos para averiguar qué se mueve por ahí de día o de noche gracias a lo que se denominan trampas fotográficas o trap cameras. De hecho, ya hemos reivindicado desde este blog al pionero de la fotografía de fauna salvaje George Shiras, que a caballo de los siglos XIX y XX realizó maravillosos registros fotográficos de la fauna salvaje americana y experimentó las posibilidades de la fotografía nocturna a modo de caza fotográfica inspirada en un método indígena de caza nocturna con antorchas delatoras de ojos en la oscuridad. Por si fuera poco, Shiras ideó diversos sistemas de cámaras-trampa que se activaban al paso de los animales por zonas concretas, consiguiendo no sólo fotografiarlos, sino obtener pruebas de su presencia y actividades, tal y como hacen hoy en día cámaras armadas con sensores infrarrojos y sensores de movimiento. Steve Winter, bajo nuestro punto de vista el más honorable sucesor del gran George Shiras.

Steve Winter
Gracias a esta tecnología se han redescubierto especies supuestamente extintas ocultas en zonas especialmente densas o inaccesibles. Su peculiar estética generalmente en blanco y negro, con la silueta sobreexpuesta del animal sobre el oscuro fondo nocturno suele evidenciar la frontalidad de la iluminación del flash que rebota en la retina de los ojos de los animales de forma casi fantasmal, a no ser que las lámparas sean ubicadas estratégicamente para generar una iluminación que delate menos el origen de las imágenes, y para ilustar esto no se nos ocurría mejor ejemplo que las series fotográficas de falsas cámaras trampa, nuestras propias trampas fotográficas que complementaban otras series basadas en huellas, vestigios y restos (como falsos fósiles, reproducciones de pequeños animales en fundición de metal, etcétera).

Hemos de decir, como ya hemos comentado en anteriores capítulos dedicados a este proyecto, que nos gusta la estética de muchas fotos realizadas automáticamente por trap-cameras con sensor de movimiento. Muchas son meramente informativas, testimonios de la presencia de tal o cual ejemplar de tal o cual especie en una zona concreta de territorio salvaje o no tan salvaje (como las series de fauna de periferia urbana del propio Winter) pero muchas de ellas han sido planificadas con esmero y seleccionadas posteriormente con un criterio artístico exigente, pero en ocasiones la casualidad ofrece ejemplos extraordinarios.

Como no quiero repetirme en exceso, y ya he dado cuenta de múltiples ejemplos sorprendentes, os ofrezco hoy tan sólo unas pocas más de las que hemos hallado sencillamente activando la búsqueda "trap-camera" en el buscador de imágenes de Google. Disculpad que no estén referenciadas, pero es que sencillamente pretendo que veáis hasta que punto se pueden cosechar imágenes de gran potencial artístico dotadas de un plus de misterio que consigue desentrañarse del propio sentido de su realización, y es que existe un factor sorpresa importante al revisar los archivos de memoria de las cámaras que llevan un tiempo operando en una zona determinada de un biotopo.










Las fotos que creamos mi hijo Pau y yo, a modo de pasatiempo didáctico y de lúdico aprendizaje fotográfico, recurren a piezas industriales de modelismo zoológico, principalmente de las firmas Papo y Schleich, que fotografiamos en mesas de bodegón con fondo negro o bien cubrimos con escenorafías a modo de maquetas paisajísticas de apariencia más o menos naturalista. Lo que nos queda es procurar imitar encuadres y apariencias ópticas frecuentes en las fotografías nocturnas y en las cámaras-trampa. Nos gusta el concepto de trampa fotográfica y llevarlo a a toda la extensión de sus posibles significados léxicos y semánticos. Hacemos trampas con trampas, pero son genuinas trampas fotográficas, en las que descubrimos lo lejos que nos hallamos de la auténtica fauna salvaje.

Como ya hemos explicado con anterioridad, parte de los objetivos de nuestras trampas fotográficas consisten en que algunas de ellas se cuelen en el registro de los buscadores de imágenes de internet, que se camuflen entre las auténticas para poder contrastar con ellas sus diferencias y sus coincidencias. La conexión con las esculturas de Vassil se halla en el uso de figuras de volumetría inspiradas en el estudio de movimiento faciltado por el registro fotográfico o por las nuevas tecnologías de escaneado y reproducción 3D. Nuestra propia aportación al mundo de la tecnología 3D se halla en las tomas en las que hemos aplicado cambios de ángulo sucesivos para poder ofrecer versiones estereoscópicas de las imágenes. Al ofrecerlas en forma de anaglifo digital (necesitaréis gafas anaglifas filtradas en rojo/cyan) el aparente fallo de registro de canales disimula un poco el artificio del que han partido las fotos, pero precisamente toda apariencia natural se esfuma cuando nos ponemos las gafas y vemos en tres dimensiones una escena que delata la presencia de esculturas de plástico en el papel de animales reales. Espero que os gusten tanto como las anteriores ediciones y que pronto os ofrezcamos más.


Mafa Alborés / Pau F. Luís: Proyecto Animal Invisible VI
























































http://mafa-elanimalinvisible.blogspot.com.es/2017/03/el-animal-invisible-como-proyecto.html

http://mafa-elanimalinvisible.blogspot.com.es/p/proyecto-animal-invisible-mafa-albores.html